Gully español

portada
gay mundo
americas
mundo
arte
nosotros
suscríbete
correo
archivo
english

Para Nader hay un solo tema fundamental: el del poderío desorbitado de las grandes empresas.

También en The Gully

U.S. Election 2000
Posturing, pandering, pretenders, and special interests.

ralph nader, green party
Ralph Nader

Elecciones EE.UU. 2000

¿Decidirá Ralph Nader las elecciones?

por Ana Simo

NOVIEMBRE 7. La elección del próximo Presidente de los Estados Unidos esta noche quizás esté en manos de los autodenominados "progresistas" descontentos que votarán por el candidato del Partido Verde, Ralph Nader, en su mayoría varones de raza blanca y alto nivel de instrucción y de ingresos.

Con el candidato republicano George W. Bush y el demócrata Al Gore casi empatados en las encuestas pre-electorales, la elección depende ahora, en gran medida, de si Ralph Nader obtiene o no un 3% de los votos, como prevén las encuestas, la mayoría de ellos a expensas de Gore.

Ayudar a elegir Bush, y, como consecuencia de ello, a varios jueces conservadores de la Corte Suprema, no le molesta en lo absoluto a Ralph Nader. Al contrario. Nader piensa que una derrota "quizás sea lo mejor que les pueda pasar a los demócratas, porque así van a tener que despertar" y, o bien, "se enderezan y se liberan de la influencia de los grandes intereses" o se van a debilitar como partido político.

La raza en desgracia
La serenidad de Nader es producto de su convicción de que no hay diferencias esenciales entre los dos grandes partidos políticos de los Estados Unidos. No es que Nader niegue que demócratas y republicanos tienen posiciones claramente divergentes respecto a las cuestiones raciales, el aborto, los derechos civiles de lesbianas y gays, los bonos escolares (un subsidio gubernamental que los republicanos proponen para que los padres puedan enviar a sus hijos a escuelas privadas, en vez de públicas) y el permitir que se rece en las escuelas públicas, entre otros. Es que para Nader esas cuestiones parecen ser insignificantes y periféricas.

Para Nader hay un solo tema fundamental: el del poderío desorbitado de las grandes empresas, ante el cual, según él, ambos grandes partidos se inclinan con igual fervor. El poderío empresarial es causa; todo lo demás es efecto. Y poner demasiado énfasis en el efecto, no es más que distracción y divisionismo: éste es el mensaje que Nader parece estar enviando con su silencio. "Para Nader, el racismo es, aparentemente, una mera posdata de los "verdaderos" temas de justicia social", dice Vanessa Daniel en un artículo reciente en ColorLines.

"Nader aborda a menudo problemas cuyas consecuencias más devastadoras se sienten, precisamente, en las comunidades de color", dice Daniel. "Sin embargo, casi nunca señala las dimensiones raciales de dichos problemas". Nader, añade, está "haciendo invisible el tema [del racismo]".

Los derechos de la mujer y, en especial, los derechos civiles de lesbianas y hombres gay, son aún más invisibles, si cabe, en la campaña presidencial de Ralph Nader. En su sitio Web oficial, todo lo que Nader atina a decir es que apoya las uniones civiles de quienes, imprudentemente, llama "homosexuales".

La historia según Nader
naderLa especialidad de Nader es la clase social. Definida por él, de manera simplista y conveniente, como un fenómeno estrictamente económico, sin ninguno de esos molestos ingredientes raciales, de género o de identidad sexual o cultural. Y el candidato Verde no es nada tímido a la hora de iluminarnos sobre el significado verdadero de nuestra propia historia, aunque para ello tenga que volverla a escribir a su manera.

En julio pasado, un Nader petulante le dijo al congreso de la Asociación Nacional para el Adelanto de las Personas de Color (NAACP), la principal organización afroamericana de derechos civiles del país, que los opositores del movimiento antiesclavista y del movimiento en pro del sufragio de las mujeres de fines del siglo diecinueve y principios del veinte, "no fueron simplemente un puñado de hombres." Los verdaderos culpables, dijo, fueron... las grandes empresas.

Nader parece incapaz de comprender que el racismo y la misoginia, al igual que la homofobia y el odio étnico, religioso o lingüístico, no son una simple reacción emocional que el desempleo provoque en la gente, sino algo mucho más serio. No entiende que esas cuestiones, tanto como las puramente económicas, definen a la sociedad. Tampoco entiende que la sociedad es una estructura compleja, en la que todos esos elementos están entrelazados estrechamente. El problema de Nader es que su visión del mundo, anti-histórica y econocéntrica, nada tiene que ver con la realidad.

La incapacidad de Nader de ver a la sociedad tal cual es, como una red compleja de fuerzas sociales, culturales y económicas igualmente importantes, no es sólo un fallo intelectual y político: es, ante todo, un fallo moral.

Niega que las minorías raciales, las mujeres y la población gay han sido los principales impulsores del cambio social en los Estados Unidos en los últimos 40 años y que es muy probable que lo sigan siendo en el futuro. Niega el tema gigantesco de la inmigración, que se avizora ya en el horizonte, con sus problemas conexos de idioma y cultura, en un siglo en que la población blanca dejará de ser mayoritaria en los Estados Unidos. Y relega todo lo anterior, como quien dice, al cuarto de los sirvientes, a ese lugarcito subordinado y servil que ocupaban dentro de la izquierda antes del inicio del movimiento pro derechos civiles de las minorías, en los años sesenta.

El primero de la clase
Tal como la definen Nader y sus partidarios "nouveau izquierdistas", la clase social es una abstracción puramente económica. Por abstracción y omisión, pues, "clase" es para Nader, automáticamente, una categoría varón, heterosexual, de raza blanca, no inmigrante. "Muchas de las cargas que se le imponen a las personas de color en los EE.UU. son las impuestas a toda la gente trabajadora, independientemente de su raza", le informó magisterialmente Nader al congreso de la NAACP.

Si se acaba con la concentración de poder en manos de las grandes empresas, todos los demás problemas se resolverán más o menos automáticamente, según Nader (aunque en la recién modificada sección sobre cuestiones raciales de su página Web oficial el candidato admita ahora que, a lo mejor, se va a necesitar un empujoncito extra para eliminar el racismo).

cornel westA pesar de todo esto, Nader tiene algunos partidarios entre las minorías raciales, las feministas y los gays. Entre ellos se cuentan afroamericanos eminentes como Cornel West, lumbrera de Harvard, y Randall Robinson, presidente del TransAfrica Forum, una institución especializada de la ciudad de Washington. (Nader es casi desconocido en la comunidad latina, aunque su página Web, como la de los demás candidatos nacionales este año, tenga la ya consabida versión en español).

La mayoría de los partidarios de Nader están asqueados de los demócratas y ven a Nader, pese a sus defectos, como la mejor oportunidad para impulsar el tercer partido que creen que el país necesita urgentemente. Algunos descartan como táctica alarmista de los demócratas la posibilidad de que el conservador Bush se beneficie a la larga de los votos a favor de Nader. A otros no les importa, pues creen, como Nader, que las crisis desencadenan revoluciones.

Muchos de los naderistas anhelan la unidad de los de abajo y quieren acabar con lo que consideran el provincianismo estrecho de los diferentes movimientos de liberación, así como con el distanciamiento entre éstos y el movimiento sindical. Buscan ya no una política de la coalición, sino una política de la trascendencia. Habría que preguntarse, sin embargo, si el héroe naderista, ese injerto idealizado de trabajador blanco y militante antiglobalista de la clase privilegiada, es el vehículo adecuado para que las minorías raciales, los gays y las mujeres levitemos juntos hacia el nirvana político. O si, como dijera el inmortal Yogi Berra, "esto es un deja-vu otra vez".

El nirvana nebuloso de Nader
Aunque las ideas, o carencia de ideas, de Nader sobre raza, género e identidad sexual y cultural han sido examinadas y criticadas por los interesados, el resto de su plataforma electoral ha escapado el escrutinio. Esto ha ayudado a crear la impresión de que, a no ser por sus curiosas anteojeras "culturales", Nader está muy bien. Un vistazo rápido a la página Web oficial de Nader, sin embargo, revela un candidato cuya exposición de los males sociales es tan larga como escasas las soluciones que propone y aún más escasas las formas de ponerlas en práctica. Decididamente, Nader no nos ofrece un mapa con el camino para llegar a la utopía.

Por ejemplo, bajo Nader, los Estados Unidos sencillamente recogerían sus canicas y saldrían dando un portazo de la Organización Mundial del Comercio (OMC), la cual, naturalmente, se desplomaría. El candidato, sin embargo, no nos dice como impediría entonces que la economía mundial se hundiese en el caos, con qué reemplazaría a la OMC y qué consecuencias tendría para el mundo una política comercial mundial impuesta por los Estados Unidos, por bien intencionada que fuese. Nader parece carecer de oído musical para las consecuencias políticas, igual que lo carece para las cuestiones raciales.

El candidato promete devolver el control de la agricultura estadounidense a los agricultores independientes, aquellos que trabajan la tradicional granja de familia. Demográficamente, ya no quedan suficientes agricultores independientes en el país a los que devolverles tal control, ni tampoco se escucha el clamor de las masas de aspirantes a granjero tradicional.

Nader, un adicto a las estadísticas, lo sabe perfectamente bien, pero poco importa: el plan suena bonito. Los tres mecanismos que propone para realizarlo son, en todo caso, demasiado débiles y no lograrían desviar más que un porcentaje pequeño de la agricultura al productor individual: aplicación más vigorosa de las leyes contra los monopolios, permitir que los granjeros cultiven cáñamo o hachís industrial y, lo más interesante, prohibir que las empresas empacadoras de carne sean propietarias también de las instalaciones de producción ganadera.

En tema tras tema, el programa de Nader substituye la lógica y el detalle práctico con ilusiones y espejismos. Sin embargo, hay algunos puntos interesantes en él, como las secciones sobre el medio ambiente y sobre la reforma electoral. Esta última es impresionante: financiamiento público de las campañas electorales, acceso gratis a los medios de comunicación para los candidatos competentes, representación proporcional (eliminación del actual sistema del vencedor absoluto), inscripción para votar el propio día de la elección y, lo mejor de todo, una opción de votar por "ninguno de los anteriores" que obligaría a la celebración de nuevos comicios con nuevos candidatos.

¿Basta eso para votar por Nader, aunque a uno no le importe un pepino ayudar a Bush, o que se condene de nueva a la invisibilidad a las minorías raciales, los gays y las mujeres? Eso dependerá enteramente de si uno cree que un tercer partido es una pérdida de tiempo o la mejor manera de reformar la política en los Estados Unidos. Y de la índole del tercer partido cuyo nacimiento uno quiera apoyar. Con Nader y los Verdes al timón, las apariencias de hoy decididamente no engañan: en ellas ya se perfila con claridad lo que tal partido, si es que surge, habrá de ser.

Enlaces afines:

Para el sitio oficial de Nader 2000. (Español).

Para el sitio oficial de Partido Verde—más allá de Nader. (Inglés solamente).

Para todos los aspirantes a tercer partido (Verde, Trabajadores, Libertarios, Reformista, Familias Trabajadoras, etc.) vea el lento de cargar Third Party Watch. (Inglés solamente).

Para el artículo de Vanessa Daniel "Ralph Nader's Racial Blindspot" en ColorLines. (Inglés solamente).

Cómo votar por Nader y no sentirse como una rata: "Beatification of Ralph." (Inglés solamente).

Nosotros | Correo | Portada
The Gully, 2001. All rights reserved.