Gully español

portada
gay mundo
americas
mundo
arte
english
nosotros
suscríbete
correo
archivo

La idea de Hay era tan revolucionaria que le costó dos años encontrar a otros cuatro hombres dispuestos a organizar con él este nuevo movimiento.


Harry Hay, izquierda, con su compañero de más de 40 años, John Burnside. San Francisco, CA, July 19, 2002. Ben Margot

El padre de todos nosotros

por Ana Simo

26 OCTUBRE 2002. Una noche de verano de 1948, en Los Angeles, a Harry Hay se le ocurrió una idea concisa y sencilla que transformaría al mundo: los homosexuales eran una minoría cultural oprimida. No un montón de individuos degenerados, enfermos o equivocados, sino una minoría, igual que los negros. Por lo tanto, los homosexuales tenían que organizar su propio movimiento de liberación.

La idea de Hay era tan revolucionaria que le costó dos años encontrar a otros cuatro hombres dispuestos a organizar con él este nuevo movimiento.

Hay, que entre otras cosas era por entonces miembro del Partido Comunista de EE.UU. y experimentado organizador sindical, recordaba así la primera reunión:

"Cuando les propuse por primera vez que de ahora en adelante íbamos a considerarnos el comité organizador de una minoría cultural cruelmente oprimida, dieron un grito sofocado de asombro, pero enseguida sus caras se iluminaron como las estrellas fugaces de los fuegos artificiales del Día de la Independencia. Fue algo extraordinario. Por primera vez, aquellos hombres escuchaban algo positivo sobre sí mismos, algo que tuvo en ellos el mismo efecto electrizante que había tenido en mí dos años antes. Mis palabras habían cambiado su visión del mundo para siempre. Las palabras justas y correctas estaban surtiendo el mismo efecto que siempre surten en los viejos cuentos de hadas."

La semiclandestina Mattachine Society, que fundaron en 1950, fue la primera organización política gay de los Estados Unidos. Preparó el terreno para la explosión de liberación gay que se desencadenó a raíz de los disturbios de Stonewall de 1969, en Nueva York, una explosión que sigue reverberando hoy en todas partes del mundo.

Durante la histeria anticomunista que se desató en EE.UU. en la década de 1950, Hay fue expulsado de la Mattachine Society por su militancia comunista. Por la misma época, también fue expulsado del Partido Comunista por homosexual, al divorciarse de su esposa.

Después de eso, Hay fundó el grupo gay Radical Faeries, y trabajó durante decenios en pro de los derechos civiles y otras causas progresistas, entre ellas las campañas en contra del servicio militar obligatorio y de la guerra en Vietnam.

Harry Hay falleció ayer en San Francisco, a los 90 años de edad. Lo sobreviven su compañero de más de 40 años, John Burnside, y dos hijas de su matrimonio anterior, Kate Berman y Hanna Muldaven.

Nosotros | Correo | Portada
The Gully, 2002. All rights reserved.