Gully español

portada
gay mundo
americas
mundo
arte
english
nosotros
suscríbete
correo
archivo


Supermacho Bush

por Juan Pérez Cabral

21 MARZO 2002. Los foros y pizarras del Internet peruano están al rojo vivo con teorías conspiratorias sobre el carro bomba que estalló anoche cerca de la embajada de EE.UU. en Lima, matando a nueve personas e hiriendo a treinta. Los culpables, según tres teorías populares, son:

a) el eje Fujimori-Montesinos (llamado así por el ex Presidente exilado en Tokyo y su espía en jefe, encarcelado en el Perú), empeñado en perjudicar al actual Presidente, Alejandro Toledo, tres días antes que George W. Bush y un montón de jefezotes latinoamericanos lleguen a Lima;

b) la C.I.A., para que Bush pueda interpretar el jugoso papel del Supermacho Bush “¡Ningún terrorista de pacotilla” me va a impedir ir a Lima!, exclamó el mentado (una exclamación, sin duda, escrita también por la talentosa y multifacética C.I.A.);

c) la C.I.A., para asustar a Toledo y obligarlo a hacer lo que sea que Bush quiera que él y los demás jefes “Latins” hagan, en particular, votar con EE.UU. para condenar a Cuba ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU (actualmente está en pleno apogeo ese rito anual de primavera por el que Washington presiona a los gobiernos latinoamericanos para que voten obedientemente contra Cuba, Dios sabe a qué costo para los sufridos contribuyentes estadounidenses).

Curiosamente, Sendero Luminoso, el grupo maoísta responsable, en 1997, del último carro bomba que explotara en Lima antes del de anoche, apenas logra un cuarto lugar en esta paranoica mensajería, mencionado sobre todo por quienes anhelan el regreso del que aplastara dicha insurrección: “El Chino”, como se conoce en Perú a Fujimori, que es de ascendencia japonesa.

Nosotros | Correo | Portada
The Gully, 2002. All rights reserved.