Gully español

portada
gay mundo
americas
mundo
arte
english
nosotros
suscríbete
correo
archivo

En los llamados diálogos de paz sólo interesa el asunto del poder.

También en The Gully

Homofobia: amiga del SIDA en Colombia


El gobierno colombiano y las FARC extienden las negociaciones de paz hasta abril. 20 enero 2002. Daniel Muñoz

El sofisma de la guerra distrae a Colombia

por Manuel José Bermúdez Andrade

MEDELLÍN, COLOMBIA, 24 ENERO 2002. Suele creerse que hombres gays y mujeres lesbianas usamos la cabeza sólo para menearla y los sentidos exclusivamente para provocar, responder y disfrutar el sexo.

Pero la verdad es que para ser periodistas, maestros, decoradores, enfermeras, médicos, estilistas, obreros, diseñadores de modas, oficinistas o cualesquiera de las profesiones con que los y las homosexuales subsistimos y le aportamos al país, al tiempo que para mantener en el anonimato nuestra sexualidad, o socializarla sin ser excluidos, es necesario tener los cinco sentidos, incluso el sexto, en máxima alerta.

Temo entonces, desde mi simple percepción, que en los llamados diálogos de paz, a guerrilleros, paramilitares, militares, gobierno y gremios económicos sólo les interese el desenlace del conflicto armado — el asunto del poder — pero poco o nada las reformas políticas y sociales que supuestamente alentaron los movimientos insurgentes latinoamericanos.

No me refiero a los postulados de los grandes revolucionarios. Basta con escuchar de manera desprevenida, ahí sí meneando la cabeza, las canciones de protesta de Ana y Jaime, entre otros, para uno darse cuenta de que en asuntos sociales no hemos avanzado sustancialmente en Colombia. La modernidad y el acorralamiento de la guerra nos están haciendo vivir un falso letargo de centros comerciales, autos de lujo, avances tecnológicos y de moda, y medios de comunicación enlazados con el mundo, en los pocos centros urbanos.

Peligrosamente, nos estamos creyendo el cuento de que mientras las ciudades estén protegidas y bellas, el conflicto no tiene por qué tocarnos. Este pensar citadino nos hace ver la solución en exterminar las guerrillas, mantenerlas lejos de las ciudades con el apoyo paramilitar, negociar con ellas un cese de hostilidades, o encerrarlas en un determinado territorio.

Nuestros dirigentes o quienes pretenden acceder al gobierno, sacan ventaja de esta forma de pensar y le siguen el juego de manera ventajosa con sus discursos y promesas electorales. Al parecer, estos promotores de la guerra pretenden esconder tras ella nuestros verdaderos problemas y que no tengamos en cuenta las experiencias recientes de El Salvador, Guatemala y Nicaragua, que aún no ha podido recuperarse de la miseria, o de la dictadura de Fujimori, luego de aplastar éste a Sendero Luminoso.

En Colombia, las guerrillas locales, sanguinarias y radicalistas, no tienen ya ninguna identidad con la clase popular. El fenómeno paramilitar en pocos años logró posicionarse y hoy tiene enceguecidos a los colombianos, imponiéndoles la idea de que arrasar a quien piense diferente es la solución. La clase dirigente trata desesperadamente de conservar el negocio del que ha vivido por tantos años y los gremios la alcahuetean por temor a perder su poder.

Un difícil panorama para una negociación. Sin embargo, es al resto de los actores y sectores sociales a quienes nos corresponde presionar hacia una paz negociada, pero que incluya primordialmente una reforma social y política. Una mesa de negociación no solo que defienda los intereses de unos cuantos, sino donde todos y todas negociemos nuestro futuro: una Colombia con justicia social, con inclusión e igualdad de oportunidades para acceder a la salud, la educación, el empleo. Un país con verdaderos postulados democráticos.

Si no presionamos, una negociación que sólo se interese en el dilema entre acrecentar la guerra o silenciar las armas seguirá siendo un sofisma de distracción a las reformas de fondo en el país.

Manuel José Bermúdez Andrade, periodista y Licenciado en Ciencias Sociales, es candidato al Senado de Colombia por el grupo Ciudadano Gay Proyecto Social y Político, en la lista del Frente Social y Político, un movimiento progresista alternativo.

Enlaces:

Para Colombia: el proceso de paz en marcha, BBC Mundo.

Para el Frente Social y Político.

Para "Izquierda sin adjetivos", un análisis en Semana.com (Colombia).

Para más sobre Ana y Jaime.

Nosotros | Correo | Portada
The Gully, 2002. All rights reserved.