Gully español

portada
gay mundo
americas
mundo
arte
english
nosotros
suscríbete
correo
archivo


Partidarios del candidato presidencial Luiz Inácio "Lula" da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT) cuelgan sus carteles en Caetes, Brasil, su ciudad natal. 1º. oct, 2002. Dado Galdieri

Enamorados de Lula

por Juan Pérez Cabral

5 OCTUBRE 2002. Brasil está a punto de elegir Presidente a un izquierdista. El candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio da Silva, conocido popularmente como "Lula," tiene una abrumador 43 por ciento en las encuestas de intención de voto. Esto quizás le asegure el triunfo en la primera vuelta electoral este domingo.

A juzgar por el vapuleo reciente del real en los mercados monetarios, el ex dirigente metalúrgico, que fracasó en sus tres anteriores intentos presidenciales, todavía asusta a muchos en Wall Street, pese a su nueva imagen de barba cuidadosamente recortada, chaqueta y corbata, millonario textil centrista de candidato vicepresidencial y acaramelada campaña electoral.

Los ricos temen que el flamante “Lulita de Paz y Amor”, como los brasileños lo han apodado, oculte bajo su ovejuna dulzura al viejo y revoltoso lobo izquierdista, pronto a sacar los colmillos y las garras en cuanto se aposente en Brasilia.

Que Lula resulte ser, a fin de cuentas, oveja, lobo o perrito de lanas, no cambia el que su elección como líder del país más grande de Latinoamérica sea como el toque de difuntos, de Guatemala a la Patagonia, del falso neoliberalismo promocionado por los Estados Unidos y el FMI, cuyas promesas siguen todavía embelesando al México de Fox.

Lula no lo mató. El desplome de Argentina fue lo que le asestó el estacazo final. Lula sólo lo va a enterrar y a cerrar así el capítulo.

Enlaces:

El gigante va a las urnas en BBC Mundo (Reino Unido).

Lulamento explique por qué Lula está a punto de ganar en Página 12 (Argentina).

Nosotros | Correo | Portada
The Gully, 2002. Todos los derechos reservados.