Gully español

portada
gay mundo
americas
mundo
arte
english
nosotros
suscríbete
correo
archivo

También en The Gully

Argentina estalla
Los argentinos, hambrientos y coléricos, se lanzan a las calles.

Nuestra América
Noticias y opinión del Canadá a la Argentina.


Nuevas protestas estallan en Buenos Aires, esta vez contra el gobierno provisional de la Argentina, 29 dic. 2001. Enrique Medina

Día de cólera en Argentina

por Juan Pérez Cabral

29 DICIEMBRE 2001. Unos 30,000 argentinos coléricos, en su mayoría de clase media, protagonizaron anoche un "cacelorazo" espontáneo en la Plaza de Mayo, en Buenos Aires. Una manifestación similar provocó hace diez días la caída del gobierno del impopular presidente Fernando de la Rúa.

Anoche la multitud protestaba contra la presencia de políticos corruptos en el gabinete del actual presidente interino, el peronista Rodríguez Saá, y contra las restricciones en la retirada de depósitos bancarios y en los salarios recién impuestas por éste.

Exigían también la disolución de la desacreditada Corte Suprema, a la que le reprochaban, entre otras corruptelas, el haber liberado hace poco al ex Presidente y líder peronista Carlos Menem, que estaba detenido por presunta venta ilícita de armamentos. "Ladrones, ladrones!" gritaba un grupo de manifestantes. "¡Que se vayan todos!" coreaba otro grupo, mientras otros cantaban: "Se va a acabar, se va a acabar, esa costumbre de robar".

Alrededor de las dos y media de la mañana de hoy, el inicialmente pacífico "cacelorazo" desembocó en la violencia cuando grupos de jóvenes manifestantes se enfrentaron a la policía frente a la Casa Rosada, la sede del gobierno. Hubo saqueos y ataques a negocios y bancos colindantes. Cerca de las seis de la mañana, algunos jóvenes irrumpieron en el Congreso, causando graves destrozos. La policía desalojó el área con gases lacrimógenos, balas de caucho y mangueras. El saldo hasta ahora: tres muertos, doce policías heridos, 33 manifestantes detenidos.

La manifestación indica que los argentinos quieren cambios radicales en el corrupto sistema político, económico y social del país y que los usuales paliativos demagógicos de los peronistas  no los van a contentar.

Este es el mensaje que los argentinos vienen lanzando en las calles en las últimas semanas y que su obtusa clase política sigue rehusando escuchar. La violencia de anoche presagia que la sordera de los políticos podría acarrearles consecuencias desagradables. La crisis en la Argentina, pues, sigue y se amplía. Quizás para bien.

Enlaces:

Por primera vez en la historia argentina contemporánea, "el peronismo ya no es pueblo," dice Horacio González en 3 Puntos (Argentina).

Para la confluencia entre corrupción y violaciones de derechos humanos en la Argentina, ver "Un socio renuente", el recién publicado informe de Human Rights Watch.

Para Argentina: los orígenes de la revuelta en Proceso (México).

Para Diez preguntas y respuestas sobre la crisis argentina en El País (España).

Para información completa sobre las Américas

Nosotros | Correo | Portada
The Gully, 2001. All rights reserved.